proyectos

Mi amigo de toda la vida y compadre Diego Ramírez se compró hace menos de un año una Raspberry Pi. Y acá terminaría la anécdota si él hubiera hecho lo que la mayoría: jugar un rato, configurar los torrents, el xbmc y dejarla como un htpc en miniatura. Pero no, Diego quería hacer algo más con el bichito, así que se puso a investigar un poco y a molestar gente.

Uno de los primeros que cayó en la volteada fue su amigo de años Maxi Russo. Maxi sabe mucho de electrónica, pero mucho. Diego le planteó la posibilidad de hacer una placa que cumpla alguna de las funciones de un Arduino, y Maxi no solo la hizo, sino que la mejoró, la optimizó, imprimió los planos, los documentó y los puso a disposición del público presente.

Pero me estoy adelantando.

Diego y Maxi, entonces, comenzaron a jugar con la Raspberry y la placa; le agregaron ruedas, cámara, pilas, cables y cuando se quisieron acordar tenian un robot. No un robot tipo Mazinger, sino un robot tipo tortuga que respondia a comandos básicos de ir adelante, atrás y girar. ¿Cómo se movía el robot? Bueno, Diego también sabe algunas cosas, asi que le programó un driver en Python y lo empezó a operar desde su PC. El primer robot era más o menos como la foto, y fue bautizado elBraian.

Educabot

elBraian sirvio como juguete y objeto de estudio durante un tiempo, casi exclusivamente en círculos medio geeks. Pero cuando Diego se lo quiso prestar a su cuñado para que lo operara, se dio cuenta que se necesitaban ciertos conocimientos y herramientas que el común de la gente no domina. Diego había pensado elBraian para usarlo él o gente como él, y no pensó que con el robot podía llegar a más gente.

Eso le sirvió de combustible para poner una idea en marcha: hacer de elBraian un objeto de estudio para que los chicos se iniciaran en materias tecnológicas. Moviendo algunos hilos consiguió llegar a la Fundación Nahual y la organización El Galpón del Banquito quienes lo ayudaron a desarrollar algunas actividades para chicos. Y ahí es donde entro yo.

Diego había aprendido de la experiencia con su cuñado, así que me propuso que me sumara al proyecto armando las interfases para que cualquier persona pueda operar a elBraian desde un navegador. Hice algo sencillo, sin demasiadas pretensiones estéticas más que sea simple de usar. Y funcionó muy bien, los chicos pudieron realizar las actividades y fueron surgiendo nuevas.

Diego, Maxi y yo pensamos que elBraian podía convertirse en algo más grande, que daba lugar a un sinfín de posibilidades relacionadas con la tecnología y la educación. Y así nació Educabot, un proyecto que tiene como objetivo difundir conocimientos relacionados con la electrónica y la programación.

El proyecto consta de 3 partes: el hardware que consiste en los robots y la placa que creó Maxi; el software que incluye el driver y la API para interacturar con la computadora que controla el robot, y el taller que encierra las actividades educativas que estamos desarrollando. Estas tres cosas, juntas o separadas, forman Educabot. Y Educabot está disponible bajo modalidad opensource, para que cualquiera que lo desee pueda usarlo, mejorarlo y contribuir al proyecto abierto.

Hace dos semanas Diego y Maxi fueron a Tecnópolis a realizar unas actividades con chicos y este fin de semana Diego y yo lo presentamos en Barcamp Buenos Aires. Las repercusiones fueron excelentes y esperamos que el proyecto siga creciendo para poder llegar cada vez a más chicos (y no tan chicos).

Dejo a continuación nuestro sitio web, las formas de contacto, y la presentación soporte de la charla en Barcamp. Ah, la presentación incluye fotos de los 3 prototipos que hicimos hasta ahora.

comments powered by Disqus